Descubre tus zonas erógenas (de cintura para arriba)

Publicado por en

Nuestro cuerpo tiene un sinfín de rincones susceptibles al placer. Lugares donde una caricia a tiempo, la presión correcta, la textura adecuada… puede marcar la diferencia entre un ligero placer o el éxtasis más absoluto. 

Pero tener en cuenta las zonas erógenas no solo nos sirve para facilitar el orgasmo antes del clímax o para potenciar su placer, también nos aportan excitación previa a los momentos finales del sexo o la masturbación, o simplemente placer por placer; porque sí, porque nos lo merecemos.

Cuando se habla de zonas erógenas solemos concentrarlas en zonas genitales o partes sexualizadas del cuerpo. Y sí, algunas se encuentran en zonas genitales, pero no todas y, desde luego, no todas se encuentran en partes sexualizadas como los pechos.

Para un  estudio publicado por la revista Journal of  Sexual Medicine seleccionaron a un grupo de 30 mujeres, de entre 18 y 35 años, y aplicaron distintos tipos de tocamientos en diversas partes de su cuerpo: las zonas del perineo (clítoris, vulva, vagina y ano), el pezón y la areola (la piel coloreada que rodea a éste), los pechos, el cuello, el antebrazo y el abdomen. Tras estimular cada zona durante un segundo y medio, acariciando, presionando o aplicando vibración, preguntaron a las mujeres qué habían sentido y estas puntuaron cada zona, del 1 al 10, para construir un ranking de zonas erógenas en mujeres (cis). El resultado fue el siguiente:

  • Clítoris (9,1) 
  • Vulva (8,4)
  • Labios menores  (7,9) 
  • Cuello (7,5)
  • Pecho (excepto pezones) (7,3) 
  • Pezones (7,3)
  • Interior de los muslos (6,7) 
  • Nuca (6,2)
  • Orejas  (5) 
  • Glúteos (4,7)

De cintura para arriba

Aunque el máximo ganador siempre suele ser el clítoris, es posible explorarse de cintura para arriba y sentir un placer alternativo al sexo directo al que nos acostumbra la ficción y, de paso, conocernos un poco más. ¿Te animas?

Cuello: El cuello es uno de los puntos más sensibles no sexualizados del cuerpo. Aunque tiene una estructura muscular fuerte dado la cantidad de peso que soporta, tiene una piel fina y sensible que, además de tener que cuidarla mucho, es muy propensa al placer con la estimulación apropiada. ¿Lo mejor? Usar un plumero como Pom Pom para acariciar el cuello.

Nuca: Aunque podríamos estimular la nuca como lo haríamos con el cuello, vamos a proponerte otra cosa. ¿Te apetece un masaje? En la nuca y las cervicales se concentra mucha tensión, sobre todo en épocas de estrés. Usa un aceite efecto calor como el Warmig Oil Massage de Solow Sex y extiendelo sobre la nuca. Además de ser besable, si lo soplas aumentarás su calor. Tal vez puedas contrastar ese calor con frío en los… ¿pezones?

Pezones: Una zona altamente sensible. Pero no todo es presionar, friccionar y acariciar. A veces basta con causar un contraste excitante entre un cuerpo caliente y un accesorio o producto frío. ¿Hielos? Muy visto, pero si quieres algo sensacional y original para los pezones, usa Nipple Play Gel de Slow Sex, un gel frío estimulante en roll on. ¡Además te lo puedes comer!

Orejas, antebrazos, manos y vientre: Caricias, caricias y más caricias. Casi sin apoyar las yemas de los dedos recorre estas zonas trazando círculos o zig zag. Para las más intensas, se puede añadir un poquito de uñas o invitar al Pom Pom al juego e ir en busca de las cosquillas. Para las orejas en concreto, estimular el pelo de alrededor vuelve loca a cualquiera. ¡Estáis avisadas!

Pero en Bijoux Indiscrets lo que nos interesa saber es cuál es tu punto débil ¡de cintura para arriba! Este mes de la masturbación queremos saberlo todo sobre ti. ¡Leerte es un placer!

gel geles de placer Juguetes eroticos juguetes sexuales masaje masturbación pleasure sexo

← Publicación más antigua Publicación más reciente →



Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

Contact us via WhatsApp