Falta de libido: la ciencia del deseo, las causas de una libido baja y cómo manejarla en tu relación

Publicado por en

La falta de libido es un problema muy común al que muchas parejas se enfrentan. Una vez que la euforia de una nueva relación se apaga y te estableces en una rutina, excitarse y tener ganas de sexo se vuelve más complicado. La buena noticia es que incluso si tu pareja y tú tenéis libidos dispares, hay cosas que pueden ayudar a encauzarla para ambos de nuevo.

Pero antes de sumergirnos en las formas de lidiar con los diferentes niveles de deseo sexual, antes que nada debemos comprender cómo funciona realmente el deseo.


La ciencia del deseo

Hay mucha desinformación sobre la libido de mujeres y hombres y sobre cómo funcionan. Durante la mayor parte de nuestras vidas se nos dice que las mujeres son menos sexuales que los hombres, pero los resultados recientes de investigaciones en torno al sexo demuestran que no somos tan diferentes entre y que el deseo sexual no depende del género sino de las necesidades individuales.

Según la terapeuta sexual Leigh Noren, “hay dos estilos de deseo sexual: espontáneo y receptivo", escribe.

Las personas con deseo espontáneo se excitan de la nada. Simplemente la excitación les golpea en diferentes momentos del día, sin que aparentemente nada lo avive. Ahora, las personas con deseo sexual receptivo son diferentes, necesitan algo que despierte el deseo. Por ejemplo, leer literatura erótica o recibir un masaje de texto hot de su pareja.

El problema con el que nos encontramos aquí es que estamos más acostumbrados a un estilo de deseo espontáneo, ya que se ha considerado la norma en la sociedad durante más tiempo. Y todo esto se debe a que vivimos en una sociedad patriarcal que satisface más las necesidades de los hombres, según Leigh Noren. "En términos generales, los hombres tienden más a tener un estilo de deseo espontáneo, mientras que las mujeres se inclinan más hacia un estilo de deseo receptivo", explica Noren.


Razones detrás de la falta de libido de tu pareja

Debido a que el deseo sexual es algo muy individual y cambiante, puede ser difícil precisar la razón exacta detrás de la falta de libido. Pero estas son algunas de las causas más comunes:


No tener orgasmos durante el sexo

Es posible que tu pareja no quiera tener relaciones sexuales porque no disfruta de tener relaciones sexuales tanto como tú. Si tu pareja no tiene un placer durante el sexo, es posible que no esté tan interesado en tener sexo frecuentemente.

La brecha del orgasmo es un problema grave. Son muchas menos las mujeres heterosexuales que alcanzan el orgasmo durante el sexo que los hombres heterosexuales. Debido a la presión social, las mujeres son más tímidas a la hora de comunicar sus deseos a sus parejas, lo que a menudo las lleva a una menor satisfacción durante las relaciones sexuales.

Si ese es el caso en tu relación, entonces es posible que debas ser tú quien ayude a tu pareja a descubrir qué es lo que le hace llegar al placer y tener un orgasmo durante el sexo. Estudia su anatomía, investiga los mejores consejos para hacer que tu pareja rezuma placer y lleva los nuevos conocimientos adquiridos al dormitorio.


Los estilos de respuesta al deseo sexual son diferentes

Si tu pareja tiene un deseo receptivo mientras que tú tienes uno espontáneo y no eres consciente de las diferencias, podría ser la razón por la que tienes dificultades para navegar por el sexo. Pero, como dije antes, ambas respuestas de deseo son normales, por lo que ni tú ni tu pareja debéis intentar cambiar.

El primer paso para navegar por vuestras diferencias sería reconocer los diferentes estilos de deseos que tenéis. Trabajad juntos para encontrar la mejor manera de ayudar a la pareja con un estilo de deseo receptivo a entrar en la excitación y el deseo.


Toma medicamentos que afectan su deseo sexual

Si su pareja toma algún medicamento antidepresivo o ansiolítico como Zoloft, Lexapro, Paxil o cualquier otro medicamento ISRS (inhibidor de la recaptación de serotonina), es posible que tenga una libido más baja. Uno de los efectos secundarios comunes de esos medicamentos es un deseo sexual menor o inexistente.

La solución a esto sería consultar con el psiquiatra e informarle sobre los efectos secundarios no deseados para que puedan ayudar prescribiendo otros medicamentos o sugiriendo una forma diferente de lidiar con la disminución del deseo sexual.


Tiene una libido más baja

La sexualidad es un espectro y todos caemos en diferentes partes de él. Por lo tanto, es posible que tu pareja esté naturalmente menos interesada en el sexo que tú. Y eso está bien. Si ese es el caso, es importante que te comuniques con tu pareja y ser abierto y comprensivo sobre sus sentimientos.


8 cosas que te ayudarán a navegar en una relación con libidos dispares

Al navegar por libidos dispares en tu relación, es importante centrarse en encontrar puntos en común en lugar de obligar a tu pareja a que coincida con tu propio impulso o deseo. Estos ocho consejos te ayudarán a lograrlo:

 

1. Expande el significado del sexo en tu vida

La mejor manera de lidiar con libidos que no coinciden y no dejar que interrumpan la relación es reevaluando lo que el sexo significa para ti. El sexo es mucho más que la acción de penetrar de la vieja escuela que termina con un orgasmo masculino.

Amplía el significado del sexo en tu relación, eliminando cualquier estigma que puedas tener al respecto. Cosas como los preliminares, los besos, el sexo oral, el sexo tántrico e incluso la masturbación mutua cuentan como sexo.

Digamos que estás excitado, pero tu pareja no tiene ganas de tener sexo con penetración esa noche. Hay muchas prácticas diferentes que ambos podéis disfrutar. Son íntimas y sexys y os brindarán placer a ambos. Prueba a hacer un masaje de cuerpo entero. Puede que al final tu pareja esté interesada en la idea del sexo con penetración; o no, lo lo habréis disfrutado ambos de una manera diferente. O tal vez terminéis besándose y masturbándose juntos esa noche. Eso también cuenta como sexo.

 

2. Conócete mejor a ti mismo y comunícate

Lo siguiente que puede hacer para lidiar con las libidos dispares y la falta de libido es simplemente comprender tus propios deseos. Primero, determina qué estilo de respuesta de deseo sexual tenéis tu pareja y tú. Una vez que sepas esto, podrás seguir adelante y mejorar tu relación.

Otra cosa que quizás quieras averiguar es cuáles son tus aceleradores y frenos sexuales. Es un concepto que la investigadora sexual Emily Nagoski explica en su libro Come As You Are. Los aceleradores sexuales son las cosas que te excitan y tu cerebro explora constantemente el entorno para encontrar esas cosas. Y tus frenos sexuales son cosas que matan tu deseo. Fácil, ¿no?

Es posible que ni siquiera sepas que algo que estás haciendo es en realidad un freno sexual para tu pareja. O viceversa. Aprender estas cosas sobre ti te ayudará a comprender mejor tu sexualidad y hará que la vida sexual sea mucho más placentera.

Ahora, una vez que te conozcas a ti mismo, es el momento de compartir tus sentimientos, pensamientos más íntimos y lo que has aprendido sobre tus deseos sexuales con tu pareja. No va a ser fácil al principio porque no estamos acostumbrados a hablar sobre sexo abiertamente.

Pero con pequeños pasos, puedes aprender a crear intimidad emocional con tu pareja y un espacio seguro para que ambos mejoréis vuestra relación sexual con respeto, con vuestras diferencias y vuestros límites.

 

3. Haz que el sexo sea placentero para ambos

Si tu pareja no quiere tener sexo con frecuencia porque no lo disfruta, es hora de que descubras cómo podéis hacer para que también disfrute del sexo tanto como tú. Por supuesto, lo primero que deberéis hacer es aprender sobre vuestro propio cuerpo. Si su línea de comunicación está abierta, la forma más fácil de avanzar es simplemente preguntarle qué le gusta.

Pero tal vez seáis tímidos u os sintáis incómodos al hablar sobre vuestras preferencias sexuales. Bueno, entonces lo que podéis hacer es priorizar siempre el placer cuando tengáis sexo:

Incorporad preliminares algo más duraderos, esos en los que pasáis mucho tiempo besándoos, tocándoos y  excitándoos. Más tarde, empieza con la masturbación y el sexo oral. Mientras os perdéis en todas estas prácticas diferentes, pregúntale cómo se siente. A veces no hace falta “solo hablar”. Hay que ponerlo en práctica.

Seguramente, una vez estéis en medio de la acción, seréis más propensos a comunicar qué es lo que os gusta. Y, si prestas suficiente atención, verás que vuestro cuerpo reacciona a las cosas que os hacéis. Lo que puede ayudarte a saber con qué cosas disfruta más tu pareja.

Lo más probable es que si su pareja comienza a disfrutar del sexo y el orgasmo con regularidad, el problema de la libido dispar entre ambos disminuirá.

 

4. Tocar y besar sin la presión del sexo

Si solo tocas y besas a tu pareja cuando quieres iniciar una sesión de sexo, podría estar ejerciendo mucha presión sobre ella y ha llegado la hora de reevaluar tu acciones. Aprende a besar y tocar a tu pareja como una forma de demostrarle que la quieres y te preocupas por ella. No solo cuando estás excitado o excitada.

Si tu pareja siente que solo estás interesado en ella cuando quieres sexo, es posible que se sienta insatisfecha y usada en una relación. Y eso matará la llama del deseo más rápido que cualquier otra cosa.

Es posible que tu pareja necesite mucha intimidad emocional y afecto de tu parte sin la presión de lo que viene a continuación para sentirse cómoda. Dales eso, ya que es la mejor manera de cultivar una relación sana y madura.

 

5. Mastúrbarte

Cuando tu pareja no tiene ganas de tener relaciones sexuales, tienes que cuidarte. Masturbarse es una de las mejores formas de liberar la tensión sexual reprimida, y no hay ninguna razón por la que no debas participar en la actividad si estás excitado o excitada pero tu pareja no quiere o desea sexo en ese momento.

Puede que incluso quieras invitar a tu pareja a que te vea mientras te masturbas. De esta forma tu pareja también se sentirá incluida. Es posible que incluso os podáis sentir deseados si veis que vuestra pareja se excita con vuestra presencia, e incluso podría despertar el deseo de tener relaciones sexuales en pareja, o tu pareja podría unirse a ti en un el juego de la masturbación mutua. Incluso si no es así, compartiéis un momento íntimo juntos en el que obtenéis lo que necesitáis sin presionar a vuestra pareja para que tenga relaciones sexuales.


6. Haz que las cosas sean emocionantes de nuevo

A veces, la llama de la pasión se apaga después de haber estado juntos durante mucho tiempo. La rutina en la cama puede ser una causa de disminución del deseo sexual. Hay una razón por la que las personas suelen tener más relaciones sexuales al comienzo de sus relaciones cuando todo es nuevo y emocionante.

En el caso de que las cosas sean aburridas, es hora de comenzar a explorar. Junto con tu pareja, haz una lista de las cosas con las que te gustaría experimentar en la cama. Quizás nunca hayas probado el sexo frente al espejo o el sexo tántrico. Enumera todas las cosas que ambos encontráis emocionantes y luego probad estas cosas nuevas en la cama.

Otra cosa que puedes hacer es usar juguetes. Tal vez algo pequeño como un anillo vibrador para el pene pueda ser una excelente manera de agregar placer y juego adicional. O, un masajeador para parejas con control remoto seguramente proporcionará un extra de placer para ambos.

Si eres lo suficientemente valiente, vendar los ojos de tu pareja y experimentar con el juego sensorial puede ser una opción. También puedes ir un poco más lejos y usar algo más atrevido, como correas de cuero, y experimentar así con el BDSM y los juegos de rol.

 

7. Mejora tu estilo de vida

Las investigaciones muestran que nuestro estilo de vida tiene un gran impacto en nuestra salud física y mental. Esto significa que ciertos cambios en el estilo de vida podrían afectar tu libido. Por lo tanto, incluir movimiento regular y una dieta saludable y equilibrada en su estilo de vida puede afectar positivamente tu deseo y en tus relaciones sexuales.

El estrés es un conocido asesino de la libido, por lo que hacer cambios en su estilo de vida que ayuden a reducir los niveles de estrés también puede ayudar a aumentar la libido. Cosas como caminar en la naturaleza, dormir lo suficiente, comer una dieta equilibrada de alimentos nutritivos mientras tomas suplementos completar tu dieta pueden ayudar a reducir los niveles de estrés, mejorando tu libido. Orgasm Glow de Bijoux Indiscrets tiene ingredientes como ashwagandha que ayudan a reducir el estrés y Tribulus Terrestris que ayuda a estimular la libido al mismo tiempo.

Por lo tanto, podría valer la pena considerar buscar formas de mejorar su estilo de vida en general para aumentar su deseo sexual y disfrutar más del sexo.

 

8. Ver a un terapeuta

Si nada más funciona y ambos todavía estáis luchando por controlar vuestra falta de libido o libidos dispares, podría ser una buena idea buscar ayuda profesional. Los terapeutas sexuales pueden ayudarte a comunicar tus sentimientos y deseos si no puedes hacerlo solo. Y también pueden ofrecer una gran cantidad de estrategias para encender la llama de pasión una vez más.


Una libido dispar no es el fin del mundo

Como puedes ver, hay muchas cosas que tu pareja y tú podéis hacer para lidiar con libidos dispares. La clave es estar dispuestos a respetar los límites de los demás, comprender que sus deseos son normales y estar dispuestos a comunicarse y aprender juntos.

afrodisiaco falta de libido

← Publicación más antigua



Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

Contact us via WhatsApp