Propósitos 2022: Comienza el bienestar definitivo con tu bienestar sexual

Publicado por en

Cuando algo acaba significa que algo nuevo empieza. Los nuevos comienzos nos alientan a alcanzar nuevas metas, a reestructurar el camino; a deshacerlo y empezar de nuevo, e, incluso, a tomar otro. En Año Nuevo ponemos el contador a cero y, mientras unos se proponen empezar el gimnasio, a otros les da por retomar la lectura. Cada lista de propósitos es única, pero, si algo nos une en este nuevo comienzo, son las ganas de mejorar en cualquier ámbito de nuestra vida. Prosperar y propósito hoy van de la mano.

Y es que buscar el bienestar es algo intrínseco al ser humano, no hay nada de raro o malo en ello. De hecho, precisamente bienestar, ha sido una de las palabras más manidas este año. Por el contexto: los dos últimos años de incertidumbre que llevamos, la reconexión que hemos vivido tras la restricción de movimiento, un nuevo orden de prioridades… Todo eso nos lleva a la búsqueda de mejores momentos, un mayor placer, mayor equilibrio. En definitiva: felicidad.


Dónde está el bienestar

El bienestar se encuentra en cualquier lugar, a cualquier hora y en compañía de quien tu quieras o completamente a solas. Es el deseo el que pone el objetivo de bienestar y no al revés (tal y como estamos acostumbrados). Tu actividad de bienestar quizás no tenga que ver con la de otra persona, porque vuestros deseos no son los mismos. Por eso la clave para encontrar el bienestar es sabiendo qué te gusta y qué no.

Son muchas las veces que hacemos cosas por inercia. Pasa en todos los ámbitos, no solo en el sexual. Algo que a priori es común y divertido como puede ser salir de fiesta, puede no serlo para alguien. Sin embargo, eso que se supone “común y divertido” te arrastra hacia una realidad que realmente no deseas, pero crees correcta. 

No nos confundamos, salir de fiesta es genial para quien lo quiera; pero, ¿y para quien no? Esta misma reflexión podría hacerse con todo: con tus hábitos, con tus prácticas sexuales, con tu tiempo de ocio, con tu trabajo… Dar las cosas por echo pueden alejarte del bienestar. Entonces, ¿cómo nos acercamos?


Es tan sencillo como escucharte

Hay mucho ruido ahí fuera. Los prejuicios y el imaginario colectivo muchas veces nos llevan a situaciones que ni siquiera hemos valorado. ¿Quiero estar aquí? ¿Realmente me apetece esto? ¿Esto me gusta? ¿Qué es lo que verdaderamente deseo?

Cuestionarse y escucharse es un ejercicio sano para averiguar más sobre ti y sobre tus gustos. Aunque tengas una personalidad muy definida, un carácter marcado y tus rutinas hablen por sí solas sobre la persona que eres, detente y piensa: Si pudiera hacer lo que sea ahora mismo, ¿qué estaría haciendo? Ahí empiezan las respuestas.


El bienestar como un todo

Pero el manido concepto de bienestar, ¿qué engloba? ¿Es la ya falsa y frustrada búsqueda de la felicidad de antaño? No exactamente. Ya hemos asumido que la felicidad se compone de momentos puntuales; que una vida feliz es una compuesta por momentos felices. Pero el bienestar (aunque genere felicidad) viene dado más desde la responsabilidad: hacer, con lo que tienes, una realidad que quieras vivir. Por ejemplo, que te den una sorpresa invitándote a tu restaurante favorito compone un momento feliz. Tomar la decisión de ir porque te apetece es abogar por tu bienestar. Y si te lo estabas preguntando, sí, eso también compone un momento feliz.

El bienestar es equilibrio, es el placer buscado. Se aleja del hedonismo o de la vanidad porque es una búsqueda consciente de lo que realmente queremos y merecemos. Además engloba tanto el bienestar físico y mental como el espiritual para que puedas cuidar y mimar cada parte de ti con aquello que realmente te gusta, te aporta y te equilibra.


El bienestar sexual como eslabón

El bienestar sexual está dentro del bienestar, por supuesto. Es un eslabón más en esta compleja cadena que te compone. Cuidar tu bienestar sexual es trabajar en tu bienestar. Cuestionarte y escucharte también se puede aplicar al ámbito sexual. Encontrar tus verdaderos deseos, priorizar tu placer, conocer tu cuerpo, disfrutar de él y alejarte de los prejuicios alimentarán una buena y estrecha relación con la sexualidad.

Y es que la sexualidad alimenta el resto de parámetros que te componen. A nivel físico, es un excelente ejercicio cardiovascular, mejora la musculatura de la pelvis gracias al orgasmo, aporta brillo a la piel, genera un mejor sistema inmune y disminuye el dolor. A nivel psicológico mejora la autoestima y la autopercepción, libera endorfinas que disminuyen el estrés, aportan una sensación muy agradable de bienestar y relajación y ayuda a conciliar el sueño. Y a nivel espiritual, interpersonal o intrapersonal, conecta con las personas o con una misma. El sexo es un lenguaje innato que une a las personas o te reconecta con tu ser más primario.

Ahora, vayamos a por los propósitos.


Propósitos para el 2022

El bienestar no es inalcanzable, pero no es absoluto y, además, es un trabajo de fondo. Lo bueno es que cada paso que des raramente lo retrocederás. Cuidarte y mimarte pueden convertirse en tu estilo de vida y en la filosofía que practiques. Atender tus deseos sexuales, las prácticas que te gustan, la autoexploración… puede abrirte un nuevo prisma donde el placer está servido.


¿Qué me dices de estos propósitos para el 2022? ¿Los llevarás a cabo?

  • Priorizar mi placer.
  • Cuestionar mis deseos
  • Reconstruir mis deseos.
  • Respetar mi espacio.
  • Reconectar conmigo misma.
  • Cuidar mi cuerpo.
  • Cuidar mi mente.
  • Huir de los prejuicios.

Añade a esta lista de propósitos para 2022 todo lo que alimente tu bienestar sexual. Recuerda que el bienestar se consigue conociéndote, atendiendo a tus verdaderos deseos, encontrando el equilibrio. No debes comprometerte en cumplir los propósitos de nadie, ¡tan solo los tuyos! ;)

2022 sex au naturel wellness

← Publicación más antigua Publicación más reciente →



Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

Contact us via WhatsApp