Septiembre, vuelta a la rutina… sexual

Publicado por en

Llega septiembre y con él la vuelta a la rutina. Dejamos atrás los días de relax y en algunos casos decimos hola al síndrome post-vacacional. Nada que no se pueda resolver con unas sencillas pautas para adentrarse de nuevo en el día a día y en el buen sexo a pesar de recobrar el ritmo rutinario. ¡Vamos!

Hola, septiembre

El despertador, el trabajo, las obligaciones, deshacer la maleta, postear las fotos, reencontrarte con la gente… Septiembre es un constante check-list, un mes dedicado al cambio, a la vuelta al ruedo y a ponerse al día que, muchas veces, deriva en agobio y un estrés innecesario, ¡no quieras abarcarlo todo la primera semana! Cada cosa a su tiempo, incluso el reconectar con tu pareja a nivel sexual.

Durante el verano en general y las vacaciones en concreto, las relaciones sexuales aumentan. Un horario más relajado, mayor tiempo libre y de ocio, mayor autoestima por la exposición al sol, el bronceado y la moda propia del verano, el incremento de la energía y mayores relaciones sociales nos empujan a tener mucho más deseo sexual. La tendencia en verano es redescubrir y experimentar con nuestra pareja (o parejas), una especie de oasis sexual que es difícil mantener durante las rutinas más normativas, donde el trabajo y las obligaciones imperan y, además, se agolpan con cuidados que también debemos contemplar, como mantener una buena rutina de ejercicios, dormir lo suficiente o socializar más allá de nuestra pareja.

Pero, ¿cómo mantener el deseo sexual más allá de septiembre? Vamos a verlo:

Cuestión de prioridades

Para tener tiempo para lo que más te gusta primero tienes que identificar qué forma parte de todos esos deseos para los que quieres invertir tiempo. Al fin y al cabo, todo es cuestión de prioridades.

¿Pasar más tiempo con tu pareja? ¿Tener tiempo para tus hobbies? ¿Cuidarte más físicamente? ¿Meditar? ¿Formarte? Hay tiempo para todo aquello que deseas si sabes cómo organizarte y, por supuesto, dejar el estrés y las prisas de lado será una gran ventaja para que tu deseo sexual no disminuya. Pero, ¿qué puede hacer para hacerle un hueco a todo lo que quiero? La respuesta es sencilla: Honestidad. Borra o aplaza todo aquello que realmente no te haga feliz, aprende a decir no y quédate con aquello que realmente te aporte valor. Las interminables listas de tareas para la vida moderna disminuyen muchísimo cuando empezamos a escucharnos. Después de esto queda mucho más espacio para las cosas que realmente importan.

Querer y cuidar, todo es empezar

La rutina nos desconecta de nosotros mismos pero también de nuestras parejas. Las obligaciones, las preocupaciones y la falta de emoción o novedad nos hacen caer en un letargo de acción casi automática. Por eso ¡ojo! No podemos olvidarnos de nuestros verdaderos deseos como tampoco de los de nuestra pareja. 

Darse por hecho es uno de los errores más frecuentes tanto si tu pareja es sentimental o sexual. La pareja y la relación merece un cuidado continuo y, aunque en verano es mucho más sencillo no caer en la rutina, existen pequeños gestos con los que puedes avivar la relación: Tiempo de calidad en pareja, contacto físico frecuente (besos, caricias, abrazos), respetar los tiempos de la otra persona, compartir un hobby, proponer planes inesperados… ¡Proponer una nueva práctica sexual!

La vida sexual de vuelta a la rutina

Nada como practicar para volver a recobrar el ritmo. Quizás no lleguemos al mismo que al de las vacaciones, ¡pero romperemos el récord del septiembre anterior! Y si no es así, no pasa nada. Lo peor que puedes hacer por tu vida sexual es compararte y presionarte. ¿Lo mejor que puedes hacer? ¡DISFRUTAR!

Entre los pequeños gestos que puedes hacer para mantener viva la relación y no caer en la monotonía, dale un empujoncito a aquellos que requieran de contacto físico. ¿Quieres sorprender a tu pareja? Quizás un masaje de vez en cuando sea mejor que el plan peli-manta de siempre; tal vez, una noche de hotel romántico os saque más de la rutina que cualquier regalo material que puedas hacerle; o un complemento erótico como un lubricante fabuloso o un juguete sexual sea más acertado que una tarde de cine. ¡Dale al coco! Está en tus manos.

Sí, septiembre nos recuerda que tenemos muchas tareas pendientes, pero también puede convertirse en un nuevo comienzo lleno de ilusión y ganas. ¿Tú cómo afrontas la vuelta a la rutina? Cuéntanoslo en comentarios. 

← Publicación más antigua Publicación más reciente →



Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

Contact us via WhatsApp