Todo lo que las feromonas pueden hacer

Publicado por en

Más atractivo, mayor atracción sexual, sentimientos irrefrenables… ¿Cómo se supone que actúan las feromonas en el terreno sexual? ¿Qué se supone que pueden conseguir y qué no? ¿Son las feromonas una herramienta de seducción tan potente como dicen? ¿Es el olfato nuestro radar sexual más desarrollado? Vamos a descubrirlo.


Hay una leyenda urbana muy extendida sobre el olfato, las feromonas y la relación que estas tienen en nuestro atractivo. Se trata el tema de las feromonas como una especie de fiereza que se puede apoderar de nuestros instintos más básicos y jugar con nuestros sentidos casi hasta la locura, como su fuésemos animales salvajes a la merced de la naturaleza (que es muy caprichosa) y nuestros impulsos fuesen, eso, puramente salvajes. Nada más lejos de la realidad, porque las feromonas es una cosa y el olor es otra. Si bien es cierto que las feromonas (de poder rastrearlas) serían vía olfato, a día de hoy no hay pruebas concluyentes.


No hay evidencia de que los humanos tengamos la habilidad de detectar estos componentes. De hecho, algunos investigadores creen que no existe ningún mamífero fuertemente influenciado por las feromonas. Por ejemplo, las copulinas son un grupo de moléculas descubiertas a fines de la década de 1960 en un laboratorio de monos. Secretadas por la vagina de las hembras, estas supuestas feromonas podían provocar la excitación sexual de los machos. Esto ocurría, pero no se trataba de feromonas. Los machos usados en el estudio habían conocido antes a las hembras y habían aprendido su olor característico. Y, al igual que las copulinas, la mayoría de las feromonas pueden explicarse por el previo aprendizaje de olores característicos.



Varios estudios

Han habido diferentes estudios científicos que han tratado de descubrir la presencia de feromonas humanas. Uno de los primeros fue llevado a cabo por la psicóloga estadounidense Marta McClintock, que buscaba explicar la sincronización del ciclo menstrual en las mujeres. En él, se mencionaba la posible existencia de sustancias de las axilas, transmitidas a través del olfato, que influían en ciclo menstrual de otras mujeres. Sin embargo, esta sustancia o molécula concreta nunca ha sido hallada.


También hubo un estudio, publicado en 2011 por la revista Science, que hablaba de que el olor de las lágrimas femeninas podría tener en los hombres el efecto de disminuir su excitación sexual. Incluso existe un artículo del año 2014 que menciona dos moléculas aspirantes a ser posibles feromonas sexuales humanas. Se trata de dos esteroides, la androstadionona y el estratetraenol, que podrían servir para identificar el sexo de alguien a través del olfato, pero nada más.

Pero… ¡es que huele tan bien!

Aunque el sentido del olfato es un potente radar de personas altamente compatibles con nosotras, se torna más como un añadido a la atracción conjunta, algo que se complementa con otros tantos factores, como el tono de la voz, el estado físico, su lenguaje corporal…; y hasta algunos factores aprendidos como su vestimenta, sus intereses, su situación económica… todo lo que se aleje de su realidad innata y tenga un impacto positivo la persona a atraer.


Así que sí, podemos decir que las personas no solo nos entran por los ojos, ¡pero no es reductor al olfato! Aunque oler bien es importante a la hora de seducir, los olores son subjetivos y aprendidos. Y, por supuesto, no tienes un radar de feromonas en tu nariz.



afrodisiaco food geles de placer masaje pleasure sex sexo

← Publicación más antigua Publicación más reciente →



Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

Contact us via WhatsApp