¡10% de dto! Usa el código: HELLO10. NO ACUMULABLE CON OTRAS PROMOCIONES.

Hablemos de sexo anal

Publicado por en

Dolor, sexo sucio, sumisión, homosexualidad… y, aunque el sexo anal pueda ser todo eso y a su misma vez nada de eso, el sexo anal es, irremediablemente, una cosa para quien busca, desea y disfruta con esta práctica: PLACER

A estas alturas ya sabemos qué es el sexo anal, pero para las personas rezagadas que hayan llegado aquí por una afortunada casualidad, aclaramos que el sexo anal es una práctica sexual que consiste en la introducción del objeto estimulador (pene, dedos, juguete...) por el ano.

La finalidad del sexo anal, lejos del prejuicio más famoso: el dolor, es el placer tanto en personas con vagina como personas con pene. Por supuesto, los hombres cis que sean penetrados analmemte, no tienen por qué ser homosexuales ni bisexuales. Separemos las prácticas sexuales de las orientaciones sexuales. Tu orientación la marca con quién deseas mantener relaciones sexuales, no lo que haces en estas. ¿Quieres saber más? Sigue leyendo.


Sexo anal: cómo 

Recordamos que para disfrutar de todas las prácticas sexuales se necesita consentimiento por todas las partes implicadas, especialmente si es una práctica que no se ha realizado nunca. Pero placentero, lo que se dice placentero, puede serlo ¡y mucho! 

Iniciarse en el sexo anal siempre SIEMPRE tiene que ser una decisión personal basada en un deseo real y que nunca debe darse por presión ni de tu pareja sexual ni de tu entorno social. Exactamente lo mismo que no practicarlo debería venir del verdadero deseo de no practicarlo (porque no te gusta, porque te ponen más otras prácticas...) y no del prejuicio o la cohibición de terceros. Si tu pareja sexual (o parejas) están dispuestas y tú también, adelante.

Bien, el sexo anal tiene un trasfondo… cómo lo diríamos… turbio. No porque el sexo anal en sí lo sea, sino porque en los diferentes contextos socioculturales de la historia se han molestado en hacerle unos cuantos feos (no todos), por lo que el sexo anal se toma un poco como esa práctica que no es para todo el mundo y de la que mejor no hablamos mucho no vaya a ser que no tachen de algo que no somos. Como siempre, pensando lo que los demás podrán decir.


Entonces, ¿cómo nos iniciamos en el sexo anal? La respuesta con menos presiones y más segura en todos los sentidos que te podemos dar es: EXPLÓRATE.  Conocerte es el pilar fundamental para disfrutar del sexo. Busca un lugar donde no te vayan a molestar ni entren por sorpresa, porque vas a necesitar estar lo más relajada o relajado posible. Lo ideal es que explores con tus propias manitas porque así tendrás el control absoluto de la situación, pero si te da reparo, hay plugs anales para principiantes o dildos de muy poco grosor que pueden ayudarte. Usa algún tipo de gel porque el ano no lubrica de manera natural, algo consistente que dure y no te corte el rollo, que no tengas que estar echándote una y otra vez. Slow Sex tiene un gel para la estimulación anal perfecto para la situación. Relaja, calma e hidrata, así que supongamos que usas Anal Play Gel para tu primera exploración:


Iniciación en solitario: Aplica Anal Play Gel en tus dedos o en el juguete que hayas elegido. Extiéndelo por la puerta de atrás suavemente; detente en este paso tanto como necesitas. Cuanta más confianza te generes, mejor. Poco a poco, ve aumentando la presión del masaje. Lo importante es que disfrutes del momento y que te dejes llevar por completo. La primera vez puede que llegues hasta ahí, hasta una ligera presión y nada más. Como en cualquier otra práctica: abandona cuando no te guste lo que estás sintiendo. Si te es agradable y el placer va aumentando, el límite lo pones tú. Lo ideal sería avanzar un poco en cada sesión de autoexploración para ir tanteando el terreno.


Iniciación en compañía: Si ninguna de las dos (o más) personas ha probado antes el sexo anal lo justo sería iniciarse todxs juntxs, ¿no? Siempre que todas las partes estén de acuerdo. Por una cuestión de confianza y apoyo, y por eliminar ese absurdo prejuicio de que los hombres heterosexuales no son penetrados en el caso de que haya hombres heterosexuales en esta iniciación al sexo anal. Dicho esto, aplica Anal Play Gel en tus dedos, el pene o en el juguete que hayáis elegido. [Los únicos juguetes que se pueden usar para el sexo anal son aquellos que tiene TOPE. Si no tienen tope queda PROHIBIDO usarlo para la penetración anal]. Si la persona que va a ser penetrada ya se ha autoexplorado, eso que lleva ganado. De todos modos, la confianza será una pieza fundamental de este juego. Si la persona que va a ser penetrada decide echarse atrás o parar, sea cual sea la razón, se para. Al contrario que nos enseña el porno, iniciarse en la postura del perrito no es ni de lejos lo ideal, porque, entre otras cosas, coartarle la visión de lo que está pasando a la persona que va a ser penetrada no ayudará en nada a generar la confianza necesaria para que se relaje. Opta por posturas como el misionero, donde pueda haber roce en genitalia *guiño*. Masajea suavemente y empieza con un poco de presión, poco a poco. Como en la iniciación a solas, el límite lo pondrá quien es penetrado. Es probable que no se llegue al final la primera vez, no pasa nada. Podréis avanzar un poco más en cada sesión.


¡ATENCIÓN! El ano tiene dos esfínteres. Uno de ellos (el exterior) lo controla la persona, pudiendo contraerlo y relajarlo a su antojo. El segundo (el interior) no se controla conscientemente. No te desesperes si “no hay manera”, no siempre todo está en tu mano. Lo único que puedes hacer es relajarte y dejar que tu cuerpo disfrute.


Annilingus o beso negro es la estimulación de la parte exterior del ano con la lengua. Si el sexo anal ya tiene detractores y gente que se sonroja, imagina pronunciar AN-NI-LIN-GUS en alto. ¡Un escándalo! Pero por muy mal que le suene a unos cuantos, tienes que saber que es una práctica muy pero que muy placentera e ideal para empezar los jueguecitos por detrás como para dejarlo en un momento de pasión desenfrenada y seguir con otras prácticas. 

¿Unos tips rápidos? Mucha saliva (que fluya, que fluya), lengua blandita y no atacar todo el rato ahí ¡que alrededor del ano también gusta! Sobre todo por la zona perianal. ¡ÑAM!


Sexo anal: por qué

Fácil: por placer. En el caso de personas con vulva, la penetración anal estimula el útero (algo que no ocurre con la penetración vaginal) y, en el caso de las personas con pene, gracias a la penetración anal se puede estimular la próstata, conocido como punto P, el equivalente al punto G de personas con vulva.

Hay que recordar también que la penetración anal no solo puede llevar consigo el placer físico, sino también el placer subjetivo de “romper el tabú”, ampliar sus prácticas, confianza en su pareja o parejas, conocimiento de su propio cuerpo… ¿Tú por qué practicarías sexo anal? Déjalo en comentarios de la siguiente imagen:

 

Sexo anal seguro y salud

Como en cualquier práctica sexual, la salud prima. La mucosa rectal es una invitación a las infecciones por virus o bacterias porque está preparada para absorber las sustancias depositadas en el recto. Tras una penetración agresiva, pueden crearse microheridas que aumenten esta capacidad de absorción generando una exposición mayor a las ITS. El uso de preservativos es OBLIGATORIO siempre que tus relaciones sexuales no sean únicamente con personas sin ITS (demostrable mediante análisis) y que tampoco tengan contacto sexual con otras personas, como por ejemplo, en una relación monógama de dos individuos con los análisis al día. Dicho esto, si puede haber penetración anal y vaginal en el mismo acto, el uso de no uno sino dos preservativos también es obligatorio. Penetrar analmente (tanto con los dedos, pene o juguetes) para luego hacerlo vaginalmente puede ocasionar infecciones, así que… ¡ojo! En cuanto los juguetes, se necesitará uno para cada persona implicada o usar preservativos distintos para cada persona implicada.


¡ATENCIÓN! La higiene es muy importante a la hora de mantener relaciones sexuales, especialmente en las prácticas anales. Se recomienda lo siguiente:


  • Tener un juguete para cada persona implicada.
  • Guardar por separado los juguetes usados para la penetración vaginal y los de la penetración anal.
  • Limpiar los juguetes con un limpiador específico para juguetes y, en el caso de que sea posible, hervirlos para eliminar el 100% de las bacterias.
  • Usar un preservativo distinto para cada persona implicada.
  • Usar preservativos distintos para vagina y ano.
  • Detener la penetración y consultar a un médico en caso de avistar sangre tanto en el cuerpo penetrado como en el cuerpo penetrador. 

__________________________________________________________

 

Como ves, el sexo anal es todo un mundo (que puede ser maravilloso) cubierto de prejuicio, desinformación y pudor. Desechar todo lo negativo para disfrutar de él no solo se hace anal-izando el por qué de esta mala fama esta especie de ofensa que recubre a la persona que es penetrada analmente -¡como si la sumisión fuese una ofensa o como si toda penetración fuese una sumisión!- sino también conociendo tu cuerpo, los de otras personas, tomando en valor el placer (sea cual sea) y dejando a un lado eso de etiquetarlo todo para empezar a sentirlo todo de una buena vez.

 

¿TE HA PARECIDO INTERESANTE? SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER Y OBTÉN EL 20% DE DESCUENTO EN TU PRÓXIMA COMPRA:

anal masturbación salud sex sexo vegan

← Publicación más antigua Publicación más reciente →



Dejar un comentario