¡10% de dto! Usa el código: HELLO10. NO ACUMULABLE CON OTRAS PROMOCIONES.

Hablemos del cunnilingus

Publicado por en

“Ugh, qué asco, huele mal”... y otras cosas sin sentido sobre el cunnilingus o el cómo dar placer con la boca

La palabra cunnilingus proviene del latín cunnus, que significa vulva y lingo: lamer. Vaya, que no se trata de otra cosa que de estimular la vulva, el clítoris y la entrada de la vagina con la boca, la lengua y los dien… ¡NO! Con los dientes no.

Un poquito de historia

Seguramente no sepas quién fue Wu Zetian, pero si te cuento que fue una emperatriz china desde el 690 al 705 d. C. y que desde su posición de poder creó un decreto por el cual todos los dignatarios visitantes deberían rendirle sus respetos realizándole un cunnilingus, probablemente no se te olvide su nombre en la vida. Se dice incluso que llegó a tener su propio harén de hombres a sus 72 años, pero probablemente sea una leyenda urbana -o no-

En la antigua Roma las cosa eran algo distintas. Siguiendo la premisa del poder, como Wu Zeitan, atribuían el sexo oral como una práctica de dominación y sumisión. En general, el sexo oral a vulvas se consideraba algo sucio, sin embargo se tiene conciencia de que mujeres acudían a prostíbulos masculinos en busca de esta práctica. ¡Pero cómo son las cosas en el mundo patriarcal! Según la jerarquía romana, que un hombre estimulase oralmente a una mujer lo convertía lo rebajaba más que los hombres penetrados por otros hombres. Estaban entonces en la escala social de prostitutas, gladiadores y actores. Se les impedía votar, como a estos, y no podían ser representados por ellos mismos en un juicio. En fin.

No se libra no la Biblia. En el Cantar de los Cantares (Antiguo Testamento) se hace una referencia al cunnilingus, aunque diversos estudiosos prefieren omitir la palabra vulva y sustituirla por ombligo. Lo dejo a tu juicio:


“Tu vulva es un cántaro,
donde no falta el vino aromático”.

Si alguien quiere sustituir vulva por ombligo es libre de hacerlo, pero desde ya digo que no tiene sentido. El ombligo no segrega nada y, si lo hace, por favor, acude al médico.

Por último, en el taoísmo y la búsqueda de la inmortalidad o, al menos, la longevidad gracias a la falta de pérdida de energía, se trataba de conservar el semen lo máximo posible ya que la eyaculación era un escape de energía. Por ello, el cunnilingus, era una absorción de energía ya que se decía que la mujer se componía de tres jugos: uno en su boca, otro en sus pechos y otro en “La gruta del tigre blanco” en “El pico de la seta púrpura”. Suena a cuento, sí, pero así está escrito y descrito. De hecho, el taoísmo busca el ch’i original, una mezcla de hombre y mujer antes de la división de sexos. Total, que cuanto más fluído se intercambie, mejor.


Cunnilingus: cómo

Lo primero, estar de acuerdo en la práctica. Todas las partes implicadas deben estar de acuerdo. Y no solo eso, sino que si en algún momento alguna de las partes se niega a seguir, aún habiendo empezado, se para la práctica. Sin excusas. Fácil y sencillo. 

Bien, ¿pero cómo lo ponemos en práctica? Al contrario de lo que la falta de educación te ha hecho pensar, el cunnilingus no es un previo a nada; es una práctica completa en sí misma y no tiene un orden de ejecución. No va antes de la penetración obligatoriamente y no está prohibido practicarlo después de esta, o de cualquier otra práctica. Basta con desearlo y no implica necesariamente seguir con otra cosa.

El glande del clítoris es una zona muy sensible así que se recomienda no atacar ahí de primeras. La vulva es extensa y se puede jugar mucho con ella antes que atacar a este órgano del placer. Puedes lamer los labios mayores, menores, pasar tu boca pellizcando suavemente la piel con tus labios… con delicadeza, pero con hambre, como si quisieses que durase pero sin poder parar. Curiosamente, el clítoris puede aumentar 3 veces su tamaño en excitación así que probablemente sepas cuándo es el momento de dedicarle exclusividad con la lengua.

Saliva, saliva y saliva. No te preocupes, a riesgo de parecer una cascada, es mejor prevenir que curar. La lengua y los labios tienen que resbalar, evitando lo máximo posible la fricción desagradable. El peor enemigo de un buen cunnilingus es una lengua áspera y seca, porque a veces ni la misma lubricación de la vulva ayuda. Lengua blandita, lubricada y suave. Con eso tienes medio camino hecho.

Hablemos de movimientos. En el cunnilingus no solo importa la lengua, pero sí que es verdad que la lengua ofrece la mayor movilidad de las partes implicadas en esta práctica. Primero has de entender que la comunicación no es unidireccional y que la persona a la que le estás haciendo un cunnilingus te dirá directa o indirectamente qué es lo que más le gusta. Hay quien le gusta los movimientos rítmicos, a quien le gustan los movimientos arrítmicos y caóticos, sin orden, a quién le gusta un poco de succión o muuuuuucha succión. Tus movimientos con la lengua deberían ser progresivos a medida que la excitación aumenta y constantes cuando el clímax se acerca. Por lo demás, siéntete libre de crear tu propia coreografía.


EL TIP QUE TE MERECES: Gemir y jadear con la boca en una vulva es un plus de placer y no solo auditivo. Las vibraciones que emites desde tu garganta hacia fuera se notan en la piel (cubre con tu mano la boca e intenta hablar, verás que notas el sonido en tu mano) y pueden jugar a tu favor. Cubre con tu boca toda la vulva, juega con tu lengua y emite algún sonido sexi. Lo va a flipar.


Cunnilingus:Por qué

Está claro: por placer. La ventaja de ser homínidos es que las personas con vulva tienen el clítoris por fuera, al alcance de la mano (¡JA!) y de la lengua de un tercero (no, no conozco ningún caso de autoconnilingus, pero todo es ponerse a buscar). 

El sexo oral en vulvas, como se concibe hoy en día, es íntimo y, a menudo, incompleto. Grave error. El nivel de intimidad lo determina la o las personas implicadas y eso de que es una práctica incompleta… Al contrario de lo que pasa con las felaciones que llegar al orgasmo ya es más que suficiente (a veces incluso se da por terminada una relación sexual después del orgasmo masculino tras el sexo oral post penetración), el cunnilingus se toma como un preparatorio, un mullir de almohada antes de empezar con el sexo real. Pues bien, el cunnilingus es sexo REAL y romper con este tabú es otra de las razones para hacerlo.

 

Salud e higiene

No vamos a hablar de que la vulva huele mal porque una vulva sana no huele mal, huele a vulva (y si no te gusta cómo huele es que igual no te gustan las vulvas). Vamos a hablar de la poca información que hay en términos de salud en el sexo oral, concretamente en el que implica boca y vulva. 

Eso de que comiéndote un c*ño no te puede pasar nada es más falso que los billetes del Monopoly. Las ITS están ahí, existen y, aunque la probabilidad no es mucha, la persona a la que le estás comiendo hasta el alma puede tener alguna infección que tú, por mucho que lo estés disfrutando, no quieres tener.

Faringitis: La más común. La bacteria u hongo que tenga la persona afortunada que está siendo degustada y complacida se queda en tu faringe y te infecta. ¡Hala! Espero que te guste tener afonía. 

Herpes simple: Súper sencillo de explicar. Si la persona está infectada del virus del herpes  te lo pasa, se te desarrolla en la boca y te salen dolorisísimas llagas o úlceras.

VIH: Recurrente si tienes úlceras en la boca. El virus VIH no dura mucho expuesto al aire, pero si le abres una puerta directa a tu sangre no dudará en entrar.

VPH: Papiloma humano, viejo conocido. El 80% de las personas en España tienen o han tenido VPH, y algunas no lo saben. El virus del papiloma humano, dependiendo la cepa, puede degenerar en cáncer. En el caso del sexo oral, cáncer de orofaringe. Cuídate y mucho.


Si no vas a poner barreras entre boca y vulva, tened las pruebas médicas hechas y actualizadas. Si no, apostad por las bandas de látex para realizar el cunnilingus o, si se os es difícil encontrarlas, corta la punta de un preservativo y después su vertical para crear tu propia banda de látex. Mejor esto que arrepentirte.



cunnilingus health salud sexo vegan

← Publicación más antigua Publicación más reciente →



Dejar un comentario