5 cosas que no sabías del orgasmo en personas con vulva

Publicado por en

Los orgasmos, esos deseados y fugaces momentos de placer, son más complejos de lo que pensabas. ¿Quieres saberlo todo sobre los orgasmos en personas con vulva? Adelante.

A quién no le gusta tener un orgasmo, sentir esa cumbre de placer para luego caer en una vorágine de bienestar. No vamos a inventarnos un porcentaje alto, pero estamos seguras que la inmensa mayoría desearía tener uno ahora mismo. Y es que el orgasmo desencadena numerosas reacciones en nuestro cuerpo y, a su vez, viene desencadenado por otras tantas. Ay, orgasmo, ¡cuánto bien haces al mundo!

80% clítoris

Clítoris vs. Vagina, ¿quién ganará? Por suerte esta absurda lucha ya ha sido superada por la mayoría de las personas, sobre todo por el auge del slow sex y su peculiar pero necesario resumen del sexo: “haz lo que te guste”. Pero aún así y basándonos en los recientes estudios, el 80% de las personas con vulva necesitan estimular el clítoris para alcanzar el orgasmo. Lo que deja otro debate abierto: ¿se considera que el 20% también alcanza el orgasmo mediante la parte interna del clítoris? ¿Esto significa que el clítoris es el único y verdadero órgano de placer de las personas con vulva? Queremos saber vuestra opinión.

Las 4 fases del orgasmo

Clitoriano o no, el orgasmo tiene cuatro fases:

Excitación: Liderado por el cerebro, el cuerpo empieza a excitarse. mayor bombeo de la sangre, subida de la temperatura corporal, respiración agitada. Algo se cuece ahí dentro.

Meseta: Para que lo entiendas, es el gustirrinín de la relación sexual y de la masturbación. Podría acabar ahí mismo y no alcanzar el orgasmo, no pasaría nada, pero si sigues, puedes llegar al...

Orgasmo: Definir un orgasmo es difícil. Hay quien dice que es como alcanzar la cumbre de una montaña rusa, que como una explosión dentro de tu cuerpo, que es como un chute de adrenalina (bueno, esto es literalmente verdad). Lo que es irrebatible es que se trata del punto álgido del placer físico. Ojo, no solo alcanzado por los genitales.

Resolución: Llega la calma después del subidón y te encuentras con el resultado de la liberación de la adrenalina, la oxitocina y la dopamina, además de contracciones vaginales. Un lujo, vaya.

La metamorfosis

Si Kafka hubiese relatado el cambio de un cuerpo al estar excitado le hubiese quedado una novela erótica preciosa. El cuerpo, ante la excitación, produce cambios visibles. En el caso de los cuerpos con vulva, el cambio más significativo es el de la lubricación. El cuerpo es sabio y sabe que donde va a haber meneo mejor mantenerlo seguro a prueba de casi todo lo que vayas a querer hacer, así que lubrica la zona y dilata ligeramente la entrada de la vagina. Por otro lado, los pechos se vuelven más sensibles. Uf, cuidado que quemas.

El clítoris de después

Cuando alcanzas un orgasmo vía clítoris externo (de la parte interna hablaremos en otro post) este crece hasta incluso duplicar su tamaño. No es de extrañar, puesto que la sangre se concentra durante la excitación. Como ocurre con el pene, la sangre que riega nuestro clítoris lo hace expandirse y agrandarse. ¡Es normal que luego esté muy sensible!

Hormonas a tutiplén

Como ya te hemos contado en las fases del orgasmo, con este se liberan hormonas que hacen sentirnos… muy pero que muy bien. El orgasmo tiene múltiples beneficios, pero sin duda el más destacado sería el del bienestar después del placer. Las llamadas hormonas de la felicidad reducen el estrés, uno de los mayores enemigos del cuerpo en este siglo.

Ya lo sabes, pon en práctica tu conocimiento del orgasmo ¡ya!

¿Sabes algo sobre el orgasmo que no sepamos? ¿Tienes alguna duda? ¿Quieres compartir tu experiencia? Déjanos un comentario. ¡Será un placer leerte!

← Publicación más antigua Publicación más reciente →



Dejar un comentario

Contact us via WhatsApp